Publica tu experiencia
Gastronomía

El chicle: descubrimiento de los mayas para el mundo

Conoce uno de los maravillosos regalos de la civilización maya

Por RocíoCarrillo

El chicle fue otro de los asombrosos descubrimientos de los mayas. Foto: Chicza

El chicle fue otro de los asombrosos descubrimientos de los mayas. Foto: Chicza

El chicle es sin duda la golosina más global de nuestros días, y sin embargo, es un descubrimiento de los mayas. Pero, ¿cómo llegó al mundo? Te platicamos todo acerca de esta singular herencia de la antigua civilización maya.

Chicle regalo de los mayas
El chicle es el regalo de los mayas que sigue presente en nuestros días

Historia del chicle

Es sorprendente que algo tan usual en nuestras vidas, como es el chicle, tenga una historia tan fascinante. Ha estado presente en la humanidad desde la antigüedad. Se han encontrado vestigios arqueológicos desde el norte de Europa hasta el sur de América, que muestran que masticar resinas o gomas ha sido una práctica habitual en todas las culturas. En Egipto estas provenían de árboles con propiedades medicinales; en Grecia se recomendaba hacerlo para aumentar el razonamiento; y en Mesoamérica, especialmente los mayas descubrieron que el chicle ayudaba a mantener los dientes sanos y a “engañar” al hambre.

Proceso del chicle de los mayas

En el mundo maya se extraía la savia del árbol de chicozapote y se cocinaba en ollas a fuego lento para secarla, resultando en el "sicte", una goma suave que podía masticarse por un tiempo indefinido. El sicte se enviaba al altiplano mexicano, en donde se conocía como "tzictli". En los relatos de los cronistas españoles del siglo XVI se hace mención de la gran popularidad que el chicle tenía entre las poblaciones mayas.

Chicle resina
Los mayas descubrieron en la resina del árbol de chicozapote una goma que ayudaba a la salud de los dientes

Se cuenta que era utilizado abiertamente en todos los niveles sociales, aunque se procuraba masticarlo en privado. El chicozapote fue llevado de América a Asia, por los españoles, en donde cobró gran popularidad, ya que este árbol de más de 25 metros de altura produce un fruto sabroso y muy nutritivo.

Chicle árbol
El árbol de chicozapote fue llevado por los españoles a Asia en donde se hizo muy popular

A principios de la década de 1860 se empezó a elaborar y comercializar el chicle moderno en los Estados Unidos. Se utilizaba la resina del chicozapote mexicano como base y luego se le añadían saborizantes. Este producto fue un éxito mundial y se fabricó con los mismos ingredientes por aproximadamente 100 años. Ya en el siglo 20 se dejó de utilizar la resina del chicle y se sustituyó por goma de xantano (producido por la bacteria Xanthomonas campestris) o por acetato de polivinilo (producto derivado del petróleo).

Chicle mayas Estados Unidos
El chicle comenzó a comercializarse en Estados Unidos en 1860, se utilizaba la resina del chicozapote como base pero fue sustituida por goma de xantano

Pero la tradición maya de producir chicle nunca se abandonó. El estado de Quintana Roo ha sido un centro importante de extracción de chicle con fines industriales desde 1880. Se calcula que entonces trabajaban más de 8,000 chicleros en esta industria, llegando a producir y exportar más de 3,000 toneladas por año. En el poblado de Leona Vicario, ubicado a 42 kilómetros al suroeste de Cancún, se encontraba la Hacienda Santa María. Sus más de 241,000 hectáreas de selva eran cuidadas para la extracción manual de la savia de los árboles de chicozapote. La resina ya cocinada se transportaba a la costa, al pueblo Punta del Corcho, actualmente Puerto Morelos, de donde se enviaba en pequeñas embarcaciones a la isla de Cozumel para su comercialización.

Producción de chicle
Actualmente se sigue produciendo el chicle conforme a la tradición maya en más de 27 cooperativas

Actualmente existen 27 cooperativas que continúan con esta actividad ancestral, principalmente en el centro y sur del estado, en los municipios de Felipe Carrillo Puerto y Othón P. Blanco. Puedes encontrar cajas con gomas de mascar elaboradas en estas cooperativas en muchas tiendas naturistas y de artesanías. Te recomendamos que las adquieras para que conozcas un producto artesanal lleno de historia, orgánico y biodegradable, y apoyes así a la economía de estas pequeñas poblaciones rurales mexicanas.

En esta nota

Comentarios