Gastronomía

El pib, tradición yucateca en este Día de Muertos

En Yucatán aún mantienen vivas sus tradiciones

En Yucatán aún mantienen vivas sus tradiciones

Un manjar que solo es preparado en Día de Muertos, ¿pero sabes qué representa la elaboración del pib?

Por Gris Canul

19/10/2021 12:47

El pib es un platillo típico en Yucatán que no puede faltar en este Día de Muertos, pero sobre todo, es lo más buscado en esta temporada.

Desde inicios de octubre, el viento cambia, y comienza a sentirse un poco más fresco el clima.

Los yucatecos lo asocian con la llegada de las almas de los difuntos a la tierra, por lo que dicen que es “el aire de los finados“

Desde que ese cambio de clima se siente, las familias comienzan a prepararse para el ya tradicional “Hanal Pixán“ (comida de ánimas).

El pib es una tradición que se realiza en familia en el Día de Muertos

Los hombres se encargan del hoyo para enterrar el mucbipollo

Mucho antes de la fecha, inician con la cosecha de maíz, espelón, hojas de plátano, así como cuidan y alimentan de la gallina que será sacrificada para preparar el pib en este Día de Muertos.

Llegada la fecha, toda la familia se reúne para comenzar su elaboración.

Los hombres son los encargados de hacer el hoyo en la tierra donde se cocerá este tradicional tamal.

Mientras tanto, las mujeres inician a lavar y moler el “nixtamal“ con el que harán la masa, así como a sacrificar la gallina y preparar los demás ingredientes para la elaboración del banquete del Hanal Pixán en Yucatán.

Los niños no se quedan fuera, pues ellos ayudan a pelar las vainas del espelón para tener unos frijolitos recién cosechados que servirán para el pib en este Día de Muertos.

Creencias sobre el pib en este Día de Muertos

Los yucatecos creen fielmente en todo lo que se dice del pib

Una de las creencias que se tienen, es que si un miembro de la familia tiene “siis-k’ab“ (manos frías), no debe tocar para nada la masa, pues podría no conocerse el pib y arruinar las festividades del Día de Muertos.

De igual forma, dicho platillo debe ser de carne de gallina y no de gallo, pues creen que su canto espantaría a las ánimas.

Y eso no es todo, pues incluso la masa y la carne, representan el cuerpo del ser humano, el k’ool la sangre y al ser enterrado bajo tierra, representa la sepultura.

Eso sí, si la familia ha perdido a un ser querido ese mismo año, no puede preparar dicho platillo, sino que debe esperarse al siguiente para no ahuyentar su alma.

Se cree que las ánimas llegan a sus altares a comer la esencia de la comida que les dejan y visitan a su familia, quienes con mucho amor ofrendan lo que en vida les gustaba, como podría ser unos panuchos yucatecos.

En los altares, también sirven dulce de cocoyol, un postre típico de Yucatán.

En Yucatán, el primero de noviembre lo dedican a las almas de los niños que se han adelantado y el dos de noviembre, es la llegada de las ánimas de los adultos.

Sin duda, es toda una tradición llena de nostalgia, mucha unión familiar, pero sobre todo, es un día para celebrar la vida y la muerte con un delicioso pib en este Día de Muertos.

¿Has probado el mucbipollo?

¡Sí, me encanta! 0%
No se me antoja 0%
Lee también

Últimas Noticias