Viajes

8 gemas ocultas en Europa que todos deberían visitar

8 gemas ocultas en Europa que todos deberían visitar

8 gemas ocultas en Europa que todos deberían visitar - Gaspar Janos

Estas son las gemas ocultas en Europa que todos deberían visitar al menos alguna vez

Por Marcela Amparán

04/10/2022 05:26

Europa es un punto de acceso turístico, con amantes de la historia que se dirigen a la arquitectura antigua, los que disfrutan el arte y visitan grandes museos y galerías, amantes de la comida que cenan en los mejores restaurantes y los fanáticos del aire libre hipnotizados por paisajes fabulosos, hay algo para cada tipo de viajero. 

Hay un montón de destinos de vacaciones muy solicitados en Europa, y muchos de ellos son realmente dignos de su popularidad. 

Pero gracias a las tarifas aéreas baratas y las glamorosas cuentas de Instagram de los influencers, a veces puede parecer que cada metro cuadrado del continente ya ha sido explorado, lo que hace que uno se pregunte si quedan gemas ocultas en Europa por conocer.

Ciudades como París, Roma, Barcelona y Ámsterdam siempre serán atractivas. Sin embargo, si te sales de los caminos trillados en Europa, es posible que descubras un lugar muy especial, un sitio que tiene todo el encanto de los lugares populares, pero sin multitudes. 

Con pueblos pintorescos, balnearios y aldeas medievales entre viñedos y lagos, en Europa abundan las gemas ocultas, lejos del bullicio de las multitudes. Te contamos sobre alguno de estos bellos sitios.

1. Bohinj, Eslovenia

Bohinj, Eslovenia

Bohinj, Eslovenia, ubicado en el Parque Nacional Triglav de los Alpes Julianos, uno de los Parques Nacionales más antiguos de Europa, es un destino vinculado con la naturaleza, el desarrollo sostenible y las experiencias únicas. 

Explora a pie, en bicicleta, a caballo o con esquís, visita los tres museos de la ciudad, aprende sobre la producción lechera tradicional alpina y la fabricación de queso, prueba la pesca con mosca o visita el festival internacional de flores silvestres, ¡hay mucho para ver y hacer!

2. San Marino, Italia

San Marino, Italia

Ubicada en la costa este de la península italiana, la pequeña nación de San Marino es una de las gemas mejor escondidas de Europa. Con 24 millas cuadradas, esta pequeña república es el tercer país más pequeño de Europa y es realmente fascinante.

Con una fecha de fundación oficial de septiembre de 301, este es el estado soberano más antiguo del mundo, y su constitución, promulgada en 1600, es la más antigua del mundo aún en vigor. 

San Marino es uno de los países más ricos del mundo, con superávit presupuestario y sin deuda nacional.

Si estás ansioso por explorar las sinuosas calles empedradas y el encanto europeo atemporal, entonces este es el lugar para ti, y definitivamente deberías hacer tiempo para cruzar la frontera de Italia a este microestado encaramado en lo alto de una montaña. 

De hecho, sin trámites fronterizos, pasar de Italia a San Marino es sencillo y los visitantes extranjeros pueden ingresar sin siquiera mostrar un pasaporte.

3. Isla de São Miguel, Azores, Portugal

Isla de São Miguel, Azores, Portugal

Las Azores, un archipiélago de nueve islas en el Océano Atlántico Norte, y es una de las dos regiones autónomas de Portugal.

Sao Miguel es la más grande de las islas y la mejor para quienes visitan por primera vez. ¿Te interesa ir de excursión a resplandecientes lagos de cráteres o bañarte en aguas termales de agua dulce o en el océano geotérmicamente activo? Las islas se asientan sobre la unión de tres placas tectónicas, lo que da como resultado hermosos paisajes volcánicos.

Las playas también son bastante únicas, algunas están cubiertas de arena volcánica negra, y es posible observar ballenas y nadar, de manera responsable, cerca de los delfines. 

Aparte de todas las cosas que hacer en Sao Miguel, la comida también es increíble, con mucho pescado fresco, carne de res, queso e incluso piñas. Lo más destacado es Bolo Lêvedo, que es un muffin portugués esponjoso y ligeramente dulce.

4. Mantua, Italia

Mantua, Italia

Si te encanta la arquitectura y el arte italianos, pero también te gusta escapar de las multitudes, entonces Mantua es para ti. 

Si bien a los turistas italianos locales les encanta visitar Mantua, ¡parece que los turistas internacionales desconocen su existencia! 

Está situada en la región de Lombardía, en el norte de Italia. Y es conocida por sus tesoros y artefactos arquitectónicos, elegantes palacios y su paisaje urbano medieval y renacentista.

Los aspectos más destacados de una visita incluyen el Palacio Ducal, el Palacio Te, el Teatro Bibiena y la Basílica renacentista de Sant'Andrea. La ciudad está rodeada por tres lagos artificiales, uno cubierto de nenúfares, que pide a gritos un crucero en barco al atardecer.

5. Perast, Montenegro

Perast, Montenegro

A solo 20 minutos en coche al norte de Kotor, se encuentra el pequeño pueblo costero de Perast, uno de los pueblos mejor conservados de toda la costa del Adriático. 

Con 17 palacios barrocos, 19 iglesias, y poco más de 270 habitantes y una calle principal, Perast es una pequeña ciudad llena de historia y leyenda. Agrega a esto su impresionante ubicación, tamaño compacto y puerto demasiado pequeño para cruceros. 

Es difícil imaginar que esta pequeña ciudad alguna vez fue un puerto estratégico en la encrucijada del Imperio Otomano y la República de Venecia.

6. Isla de Nisiros, Grecia

Isla de Nisiros, Grecia

La pequeña y tranquila isla de Nisyros en el sur del Mar Egeo es mejor conocida por su volcán activo, con su cráter burbujeante sulfuroso en el centro de la isla.

Si bien su corazón puede ser volcánico, la isla está rodeada de encantadores pueblos encalados con ventanas y puertas con marcos azules característicos.

Para la mayoría de los visitantes, Nisyros es un viaje de un día desde la isla turística de Kos, pero si deseas experimentar un poco más de este pequeño tesoro, debes quedarte algunas noches. 

Pasa un par de días caminando, nadando en playas aisladas, explorando a tu propio ritmo o bebiendo café griego a lo largo del paseo marítimo mientras te relajas con un libro, experimenta el estilo de vida griego sin las multitudes de lugares como Creta en donde el esnórquel es lo más divertido.

7. Setenil De Las Bodegas, España

Setenil De Las Bodegas, España

Setenil de las Bodegas es un pequeño pueblo en el sur de España conocido por sus casas encaladas que se construyen en el paisaje circundante, lo que ofrece un marcado contraste con los oscuros acantilados que se ciernen sobre ellos.

Además de su entorno escénico junto al acantilado, Setenil de las Bodegas también cuenta con un par de atracciones notables. 

El Castillo Nazarí que se encuentra en lo alto de la colina de la ciudad, alguna vez fue una fortaleza árabe que data del siglo XIII. El castillo medieval fue uno de los últimos bastiones moros antes de que los cristianos reconquistaran la Península Ibérica a finales del siglo XV. 

Todas menos una de las torres originales del castillo fueron demolidas después del asedio final, pero vale la pena hacer una parada aquí para disfrutar de las increíbles vistas de la ciudad.

8. Isla de Pag, Croacia

Isla de Pag, Croacia

Isla de Pag es una de las 1,200 islas croatas en el mar Adriático, lo que puede explicar de alguna manera cómo se las arregló para mantener un perfil tan bajo. 

A diferencia de otras islas croatas, que tienden a ser tropicales y están cubiertas de una densa vegetación, la isla de Pag, a menudo denominada la roca lunar, es un paisaje árido y rocoso. 

¡No hay ríos ni árboles, en cambio, tiene un paisaje árido cubierto de piedras blancas y mucha sal. La isla en sí está rodeada por el azul claro y brillante del Adriático, y playas solitarias rodean la isla. 

Las mejores playas incluyen Playa Zrce, Playa Strasko y Spiaggia di Rucica. El amanecer y el atardecer aquí son algunos de los mejores y más mágicos que jamás hayas visto. Una digna gema oculta en Europa que todos deberían visitar.

¡Síguenos en Instagram para más experiencias de viaje!

En esta nota